Síguenos

Tesla Model S

Ya hay fecha oficial para el lanzamiento del Tesla Model S: 22 de junio de 2012. Cae en viernes. Se acaba así con la incertidumbre que rodeaba al que quizá sea el más esperado de la firma californiana, en parte a causa del continuo goteo de noticias que nos ha tenido pendientes de la gran berlina eléctrica desde hace exactamente un año.

Del Tesla Model S ya os hablamos con profusión de detalles en su momento y actualizamos los cambios sobre la mayor autonomía del coche hace unos días, cuando se supo que el lanzamiento del coche estaba a punto de caer. Ahora, a un mes de salir a la calle se han hecho públicos algunos detalles adicionales que vale la pena comentar.

Por ejemplo, siguiendo la estela de las marcas premium, la respuesta del volante se puede regular con tres modos: Comfort, Standard y Sport. Además, con una filosofía de personalización parecida el Tesla Model S ofrecerá una posibilidad que no tenía el Tesla Roadster y que pilló a más de un conductor con el pie cambiado, y nunca mejor dicho. Se trata del comportamiento del acelerador al liberarlo, cuando entra en funcionamiento el freno regenerativo.

Tesla Model S

En el Model S, será posible configurar el comportamiento del acelerador para que, al levantar el pie, el freno regenerativo tenga un comportamiento más similar al freno motor de los coches de combustión. Se evitará así que el coche frene más de la cuenta, lo que podría conllevar algún efecto poco deseable una vez puesto en circulación.

Esa opción se regulará directamente desde la consola del vehículo y el reglaje lo podrá llevar a cabo el conductor en cualquier momento, así que a medida que se vaya acostumbrando a dejar de acelerar para frenar podrá reajustar la configuración en consonancia.

En el capítulo de puntualizaciones, Tesla ha matizado que la suspensión neumática completamente regulable estará disponible en todas las versiones del Tesla Model S, excepto en la de acceso. Así, será posible elegir entre suspensiones más bajas, para rodar a altas velocidades sin que el vehículo se despegue del asfalto, y suspensiones más altas para un uso más funcional.

Y por lo demás, poco queda que contar. Su precio base es de 57.400 dólares (unos 43.700 euros al cambio), tiene 5 estrellas en los tests de choque de la NHTSA… Ah, sí, falta por decir que ya no hay un solo Tesla Model S disponible. La firma de Silicon Valley ha colgado el cartel de producto agotado, al menos por este año. Con un poco de suerte, el siguiente nos lo traen a Europa. Estaría bien, ¿no?

Fuente | Green Car Reports
En Motorpasión Futuro | Tesla Model S: muy bonito, pero aún tardará un poco, El Tesla Model S llegará pronto y con más autonomía

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios