Compartir
Publicidad

Recarga inalámbrica en la carretera

Recarga inalámbrica en la carretera
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Universidad estatal de Utah (concretamente el Laboratorio Nacional Oak Ridge) está investigando un sistema de recarga inalámbrica para vehículos eléctricos, en la propia carretera, para que se recarguen en marcha (sin cables, y sin tener que pararse).

Por el momento los investigadores han conseguido que funcione bastante satisfactoriamente en un sistema experimental (una base circular con una bobina inductora, tres cilindros de plástico como separadores y una base superior con una bobina que será inducida). Han conseguido traspasar 5 kW de potencia eléctrica, dando un salto de 25,4 cm (10 pulgadas), con una eficiencia del 90%.

De los sistemas de recarga inalámbrica ya os hemos hablado alguna que otra vez. Pero según estos investigadores nunca antes se había conseguido saltar tanta distancia, ni alcanzar tanta eficiencia en la transferencia de energía eléctrica (es decir, con menos pérdidas). Por lo que recuerdo hasta el momento la distancia máxima para tener una eficiencia del 90% era de 5 a 10 cm.

Think-City-Holanda

Carriles con recarga inalámbrica

Y la cosa no se queda ahí, ya que en su opinión, se podría instalar una infraestructura de recarga inalámbrica en las carreteras. Serviría colocar en el asfalto bobinas inductoras cada cierta distancia (no la han especificado aún, pero en sus estimaciones, “varios pies”, podemos interpretar que será cosa de entre uno y dos metros como mucho).

Las bobinas estarían alineadas en el centro del carril, y harían las veces de la ranura de alimentación en las pistas de los scalextric, pero sin contacto (no lo digo yo, son ellos mismos los que hacen la comparación), permitiendo que los coches eléctricos se fueran recargando en marcha.

Incluso sugieren que se podría reducir el tamaño de las baterías (incluso lo cuantifican en un 80%), con lo que se ahorraría material (a día de hoy el litio no sobra), se reduciría el precio de los coches y además al reducir el peso, mejorarían las prestaciones de este.

Recordemos que el coche eléctrico tiene que llevar montanda en los bajos la bobina inducida (la que recibe el campo electromagnético generado por las bobinas que están en el suelo, y que “induce” la corriente eléctrica en esta).

Smart-ED-4

Todavía tienen que probar si la recarga funciona a cierta velocidad (por ejemplo a unos 110-120 km/h), así que se van a tomar unos dos años para ir poniendo en práctica esta segunda parte de la investigación). Han empezado este mismo verano con los ensayos con un vehículo eléctrico real.

Eficiencia y coste de la inversión en la infraestructura, los principales escollos

Aunque estos investigadores lo ven factible, reconocen que las dificultades económicas son mayores que las técnicas. Yo (y seguro que vosotros también, así que animaos a comentar) sigo viendo dos problemas en esto. El primero es que la eficiencia de este tipo de recarga es alta, pero todavía no es la de un cable.

En el artículo original llegan a declarar que la eficiencia es comparable a la conseguida con la recarga mediante cable. No puedo estar del todo de acuerdo. En un cable hay pérdidas de tensión con la distancia (es así siempre), pero para recargar un coche eléctrico el cable de recarga no necesita tener muchos metros, así que las pérdidas son muy muy bajas (podríamos hablar de una eficiencia aproximadamente del 99 o 99,5%).

Así que todavía habría que mejorar la eficiencia, ya que miradlo como prefiráis, o bien malgastamos el 9 o 9,5% de la energía, o bien nos cuesta un 9 o 9,5% más caro recargar nuestro coche al usar el sistema inalámbrico (¿cuántas personas estarían dispuestas a gastarse más dinero?, yo me imagino en mi coche actual teniendo que pagar casi un 10% más por la gasolina o el gasóleo y no me hace mucha ilusión la verdad).

El siguiente problema es hacer frente a la gran inversión económica de construir una infraestructura de recarga inalámbrica, que requiere cableado y bobinas a lo largo de kilómetros y kilómetros de autovías y autopistas (o sea, casi como convertir las carreteras en ferrocarriles, salvando las distancias).

Quizás en una o dos décadas las cosas cambien. Veremos.

Vía | Autoblog Green, Deseret News
Foto | Xonalcerto (CC)
En Motorpasión Futuro | Recargar tu eléctrico sin cables, la lucha por adelantar el futuro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos