Síguenos

Renault Kangoo Z.E.

Ser un usuario inicial, lo que en inglés denominan un early adopter puede tener sus inconvenientes, como que ante un problema simple la resolución del mismo se convierta en una odisea. Eso es lo que le ha ocurrido a Hubert Savelberg, un pequeño empresario belga que ha tenido su Renault Kangoo Z.E. 27 días en el taller esperando un arreglo del equipo de frenos.

Hubert adquirió su Renault Kangoo Z.E. en junio de 2012, utilizando la Kangoo Z.E. para visitar a sus clientes en la región de la Árdenas. A pesar de que la autonomía era más que suficiente para sus necesidades diarias en el trabajo, ese no fue el principal motivo para elegir la furgoneta eléctrica de Renault, sino sus amplios paneles laterales donde poner la publicidad para su negocio de proveedor de servicios de internet.

Pero es hace unas semanas cuando los problemas empezaron a llegar, una luz se encendió en el panel de instrumentos indicando un fallo de los frenos, al principio se trataba simplemente de una mayor dificultad para accionar los frenos, siendo necesaria una mayor fuerza sobre el pedal, finalmente el problema se tradujo en una casi imposibilidad de uso del sistema de frenos, siendo necesario recurrir al freno de mano para detener el vehículo.

Renault KAngoo Z.E. La Renault Kangoo Z.E. esperando en el taller a ser arreglada

Como es lógico, el desafortunado cliente se dirigió a su taller de Renault más cercano, donde resetearon el software de la furgoneta eléctrica varias veces sin conseguir solucionar el problema. Finalmente, después de los citados 27 días, el problema fue solucionado. Este problema no tenía que ver con la compleja electrónica del vehículo sino con un tubo del sistema de de frenos situado después de la bomba de vacío encargado, junto con una válvula, de asegurar las condiciones de vacío dentro del sistema hidráulico de frenos.

Esta situación podría haberse generado independientemente de que la furgoneta sea eléctrica o no, ya que ambos sistemas de frenos son comunes, pero el hecho de ser un vehículo eléctrico hizo que los esfuerzos de los mecánicos se centraran en la parte más desconocida del sistema y que, a priori, sería más propensa a fallar como es la electrónica del vehículo.

Posiblemente de tratarse de un modelo de combustión esto no hubiera ocurrido, es decir, la furgoneta no hubiera estado inmovilizada 27 días ante la mezcla de temor y desconocimiento de los mecánicos ante el problema, sólo se solucionó la situación cuando la furgoneta fue enviada a un centro más especializado en vehículos eléctricos.

Fuente e imágenes | Plug in Cars
En Motorpasión Futuro | Renault Kangoo Z.E., presentación y prueba en Lisboa (Parte 1 y 2),

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios