Síguenos

Renault Poste de recarga rápida Camaleón

Para ayudar a que los vehículos eléctricos se vendan más, no solo hay que mejorar la tecnología y hacer que tengan un precio razonable, también hay que mejorar la infraestructura pública de recarga. No en vano muchos conductores ponen como pega que hay pocos lugares donde recargar uno de estos vehículos y que tienen cierto miedo y ansiedad por quedarse sin autonomía.

Aunque la recarga rápida no debería ser el método de carga principal de los vehículos eléctricos, por el elevado aumento sobre la demanda de potencia, siendo mucho más recomendable la recarga lenta durante la noche (cuando el sistema eléctrico está infrautilizado), sí ayuda a reducir el miedo de los conductores.

Ayuda porque es una “red” que da seguridad a los conductores para casos de emergencia, cuando se descargan las baterías, es necesario usar el coche y no queda otro remedio. Se ha comprobado que luego no se usa tanto como podría parecer, pero está ahí “por si acaso”. Así que distribuir estratégicamente postes de recarga rápida puede ayudar mucho.

Recarga rápida por menos de 3.000 euros

Poste de recarga rápida Camaleón Renault-Schneider

En España la expansión de las infraestructuras de recarga de uso público, no solo en calles, sino también en estacionamientos, estaciones de servicio, etcétera, es desigual según las ciudades (Portugal se lo ha planteado bastante mejor, con postes cada 130 km de alcance como mucho).

Por el momento sigue habiendo un único punto de recarga rápida público funcionando, el de Barcelona (aunque ya hay varios concesionarios Nissan con puntos de recarga rápida, en principio para los clientes).

Así que una marca que ha apostado mucho por la movilidad eléctrica como Renault, con cuatro vehículos eléctricos diferentes, cree conveniente también comercializar un poste de recarga rápida de uso público de precio asequible, el poste de recarga Camaleón.

El poste de recarga Camaleón permite recargas a diferentes niveles de potencia hasta 43 kW (es decir, que tanto vale para recarga lenta, como recarga rápida). Es una patente de Renault desarrollada en colaboración con Schneider electric.

Según Renault costará menos de 3.000 euros. Es muy sencillo y compacto, tiene el cable, el lector de tarjetas por proximidad y una pequeña pantalla LCD.

El coste de un punto de recarga rápida para uso público depende del modelo y potencia, pero se pueden encontrar algunos sencillos entre unos 6.000 y 9.000 euros (normalmente de 22 kW, una recarga intermedia).

Los postes de recarga rápida de CHAdeMO de 50 kW, como el que Endesa instaló en una estación de servicio de Barcelona, suelen costar entre 15.000 y 20.000 euros.

Así que parece que efectivamente este poste de recarga es más económico. El truco está en que el cargador se supone integrado en el vehículo, y no viene en el poste de recarga, con el consiguiente ahorro. Renault piensa en vehículos como su próximo coche eléctrico Renault ZOE, que trae un cargador compatible.

De nuevo, a ver si los diferentes fabricantes se ponen de acuerdo y estandarizan un sistema de recarga que valga para todos, hablando de los enchufes y hablando de los cargadores. Esto también ayudará a que la gente le tenga menos miedo a comprarse un vehículo eléctrico.

Renault ZOE 16

En Motorpasión Futuro | ¿Podría el sistema eléctrico español con muchos vehículos eléctricos?, Portugal: puntos de recarga cada 130 km

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios