Síguenos

Ford Focus Electric

En Estados Unidos han comenzado un debate que tiene miga, ¿cuánto estaría un consumidor dispuesto a pagar por recargar su coche eléctrico en la calle? Hasta ahora, la mayoría de los puntos de recarga para coches eléctricos suministraban la energía de forma gratuita. Ahora que vamos hacia la electrificación, ¿Cuanto estarías dispuesto a pagar?

Por lo visto, las leyes federales al otro lado del Atlántico prohiben explicitamente que la electricidad sea vendida por terceros, lo que imposibilita que la venta de la electricidad se tarifique en kWh consumidos, pero sí que se nos podría cobrar por aparcar en un punto de recarga, incluyendose la tarifa eléctrica en la del aparcamiento.

Y ahí es donde comienzan los inconvenientes, ¿cuanto estará el consumidor dispuesto a pagar? ¿Cómo medir la energía consumida? Bueno, para lo primero el cálculo que se ha realizado es el siguiente, un coche eléctrico de los disponibles a día de hoy absorve potencia a razón de 3,3 kW; dando así en una hora 3,3 kWh y viniendo a costar en electricidad 50 centavos de dólar, pues se pone el precio a 1 dólar la hora.

Nissan Leaf recarga Un Nissan Leaf tiene menos potencia de entrada que un Focus Electric

El inconveniente viene con las nuevas generaciones de vehículos eléctricos que están llegando al mercado. Tanto el Ford Focus Electric como el Coda Sedan o el Tesla Model S tienen una mayor capacidad de entrada de energía, y por tanto sus usuarios demandarán que se carguen más rápido, a pesar de que posiblemente el coste sea el mismo.

Es por ello que se ha abierto una gran discusión ¿debe cambiarse la ley para permitir el vender la electricidad en función de la cantidad realmente consumida? ¿O debe limitarse la entrada de electricidad a los coches?

Personalmente creo que el mejor sistema es que se pague lo que se consuma; a tantos kWh cargados, tantos euros pagados. Este es el sistema más justo e ideal, ya que permite que en caso de disponer de un coche con una potencia de entrada superior se aproveche del todo y podamos de esa manera recargar nuestro coche de forma más rápida.

Toyota Prius Plug-in Hybrid

Así que, mientras esto llegue a Europa o no, creo que deberíamos intentar como consumidores ir al punto de recarga que nos salga más económico en función de nuestras posibilidades. Es cierto que en España ahora mismo la red de distribución no está como para ponerse muy exquisito pero, por ejemplo, el elegir nuestro centro comercial para hacer las compras en función del precio que nos suponga la recarga (o la disponibilidad de la misma) debería empezar a contar.

La distribución eléctrica esta mucho más atomizada que la petrolífera, esto nos podría ayudar a poder presionar a la baja los precios a los que recargar nuestro vehículo eléctrico en la calle. En casa dependemos de las tarifas fijadas por el gobierno (que siempre serán más baratas que recargar en la calle), pero fuera podemos escoger aquello que sea menos perjudicial para nuestro bolsillo.

Vía | Autoblog Green
Fuente | CS Monitor
En Motorpasión Futuro | POD Point extiende su red de puntos de recarga en Escandinavia, Las 16 ciudades para vehículos eléctricos, Paypal se lanza al sector de los puntos de recarga

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios