Compartir
Publicidad

La polémica por las ayudas a los eléctricos se recrudece en Estados Unidos

La polémica por las ayudas a los eléctricos se recrudece en Estados Unidos
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las ayudas públicas para la compra de coches eléctricos siempre han estado en el ojo del huracán de algunos grupos contrarios a apoyar una tecnología, que apenas logra poner unas pocas miles de unidades en el mercado y que mueve muchos intereses en ambos bandos.

Pero la polémica se ha incrementado en las últimas semanas en los Estados Unidos, por el final de algunas ayudas, como a la compra de puntos de recarga, y donde incluso medios tan prestigiosos como el Washington Post, se han posicionado para que las ayudas públicas sean retiradas.

También desde el conservador partido republicano, han llegado voces que piden al gobierno de Obama la retirada de los 7.500 dólares de ayuda pública a la compra de coches eléctricos, lo que ha motivado una fuerte discusión en el país de si las ayudas obtienen su objetivo, o son usadas por los fabricantes para aumentar sus márgenes de beneficios.

02-nissan-leaf.jpg

Por supuesto no hay una respuesta sencilla y es fácil pensar que el gobierno podría ahorrarse ese dinero, un dinero necesario en estos momentos para cubrir otras necesidades, pero debemos recordar que el sector de los coches eléctricos no es el único que recibe ayudas públicas y en los Estados Unidos, incluso las petroleras han recibido grandes incentivos para la búsqueda de nuevos yacimientos.

En nuestro país podemos recordar los programas para incentivar la renovación del parque móvil, que supuso el gasto solamente durante el Plan 2000E, de nada menos que 240 millones de euros entre los años 2009 y 2010, ya con nuestro país en plena crisis económica.

En mi opinión, las ayudas públicas son un mal hábito extendido por todo el mundo industrializado y sin las que muchas empresas nacionales no podrían competir contra otras foráneas que si las reciben. Pero en el caso del coche eléctrico, podrían ser sustituidas por una exención fiscal, una forma que no precisaría los complejos y muchas veces lentos trámites de la gestión de las subvenciones públicas que incluso en nuestro país, están en manos de una empresa privada.

Vía | Plugincar
En Motorpasión Futuro | El debate de las ayudas, Ayudas públicas en Francia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos