Síguenos

Fisker-Karma-1

El constructor norteamericano Fisker Automotive, asentado en California, empezó a fabricar su berlina superdeportiva eléctrica de rango extendido, el Fisker Karma, el 21 de marzo. Por el momento se fabrica en la planta de Valmet Automotive en Uusikaupunkide, Finlandia. Por cierto, en esa misma planta se fabrican modelos de Porsche como el Cayman o el Boxster, y aunque parezca curioso, también el pequeño utilitario eléctrico Think City.

Sin embargo no solo el coche es caro (unos 88.000 a 96.000 dólares en USA, algo así como 62.000 a 67.600 euros al cambio), sino que construirlo también lo es. Así durante varios meses Fisker ha tenido que ir buscando dinero y financiación para su proyecto aquí y allá. La verdad es que ha tenido bastante éxito. Hace apenas unos días recaudó 100 millones de dólares de fondos privados.

Estos se suman a los 40 millones de dólares conseguidos en marzo, 150 millones en febrero y otros 300 millones antes de estos. Sumado además a los 529 millones concedidos por el Departamento de Energía de los Estados Unidos y otros 21,5 millones en subvenciones y préstamos del Estado de Delaware. En total son unos 1.040 millones de dólares USA (unos 732 millones de euros).

Fisker-Karma-3

Es mucho dinero sin duda, sobre todo si tenemos en cuenta que, a pesar de las algo más de 3.000 reservas, Fisker todavía no ha entregado ninguna unidad a cliente alguno. Es lo que tiene fabricar un coche de lujo y de alta tecnología. Se espera que las primeras unidades del Fisker Karma se entreguen a finales de junio o principios de julio (a ver si no se retrasan de nuevo, ya van varios retrasos).

Fisker Karma, coche eléctrico de rango extendido

El Fisker Karma es una berlina deportiva de cuatro puertas, cuatro plazas, 4,99 m de longitud (1,33 m de alto) y propulsión trasera. Tiene dos motores eléctricos de 150 kW cada uno (204 CV) y un motor de combustión interna de gasolina, de dos litros, cuatro cilindros, inyección directa y turbo de 260 CV (191 kW).

Los motores eléctricos están colocados detrás y el motor de gasolina delante. La potencia total es de casi 409 CV (403 HP) y el par motor de 1.330 Nm. Tiene un consumo combinado de gasolina en homologación europea de 2,1 l/100 km, con 51 g/km de emisiones de CO₂ (aunque son 52 mpg, unos 4,5 l/100 km, según mediciones de EE.UU, y homologación de la EPA).

Fisker-Karma-interior-2

Tiene un paquete de baterías de iones de litio de 20 kWh que le permiten tener una autonomía en modo exclusivamente eléctrico de unos 83 km. Cuando se agotan las baterías entra en funcionamiento el motor de gasolina, para generar electricidad y que sigan funcionando los dos motores eléctricos (como en un Chevrolet Volt). En este modo consigue alargar la autonomía en otros 402 km (250 millas). El motor térmico no mueve las ruedas directamente.

Tiene dos modos de funcionamiento:

  • En modo Stealth, es decir solo eléctrico, la velocidad máxima es de 153 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h es de 7,9 segundos.
  • En modo Sport, esto es con el motor de gasolina funcionando para alimentar con electricidad a los motores eléctricos, la velocidad máxima es de 200 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h es de 5,9 segundos.

Fisker-Karma-cuadro

La baterías se recargan en unas seis horas en una toma de corriente de 230 V (16 A). Los frenos son regenerativos y recargan algo las baterías al frenar suavemente (por cierto, son Brembo). El techo de vidrio incorpora células solares fotovoltaicas para aportar una pequeña cantidad de energía eléctrica adicional para alimentar el sistema de climatización.

Carrocería construida en aluminio

El bastidor y la carrocería están construidos en una aleación de aluminio de alta resistencia (y también composites para ciertos elementos de la carrocería).

En la consola central una pantalla táctil a color de 10,2” permite el manejo de la climatización, radio, teléfono y otras funciones. La madera empleada en los interiores proviene de bosques certificados, la tapicería de cuero está libre de cromo, el mullido de los asientos se hace con fibra de soja y se utilizan plásticos reciclados.

Fisker-Karma-techo

Parece ser por esto, que en el diseño de este coche eléctrico de autonomía extendida se han tenido en cuenta ciertos aspectos de “sostenibilidad”, como el origen de los diferentes materiales empleados y su reciclabilidad. Los afortunados que se puedan permitir pagarlo quizás valoren estos detalles. Desde luego podrán disfrutar al volante de un bonito (y diría que nada aburrido) coche eléctrico.

El Fisker Karma también tiene altavoces exteriores para generar ruido cuando circula en modo exclusivamente eléctrico y alertar así a los peatones (y evitar un atropello por despiste). Los faros y pilotos son de leds y la luz de cruce bi-xenón. La pintura metalizada se realiza con polvo de diamante para darle un mayor brillo.

Fisker-Karma-2

Vía | Autoblog Green
Más información | Fisker Automotive
En Motorpasión | El Fisker Karma comienza a producirse en Finlandia
En Motorpasión Futuro | Delta Motorsport E4 coupe, nuevo deportivo eléctrico europeo | Tesla Roadster, Top 10 de los coches innovadores

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios