Compartir
Publicidad

Enfield 8000, la resurección de un eléctrico "cuarentón"

Enfield 8000, la resurección de un eléctrico "cuarentón"
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los coches eléctricos no son precisamente una novedad, a principios del siglo XX podían verse por las calles de las ciudades a mujeres adineradas paseandose en sus coches eléctricos. Pero la llegada del motor de arranque a los vehículos de combustión mandó al olvido a los eléctricos.

Aun así, la investigación en coches eléctricos nunca se paró; llegando incluso a volverse a fabricar varios modelos durante la crísis del petróleo de 1973. Ahí es donde se situa nuestro protagonista de hoy, el Enfield 8000. Enfield pasó a la fabricación de coches eléctricos después de alcanzar el exito como grupo industrial con la fabricación de motocicles, cortacéspedes y armas, desarrollando este pequeño urbano biplaza eléctrico con fondos del millonario griego Giannis Goulandris.

El 8000 no estaba basado en ningún coche existente, se diseñó desde el inicio como un juguete urbano con un radio de giro extremadamente pequeño. El equivalente a este Enfield 8000 sería el Smart ForTwo EV, pero el Enfield es considerablemente más antiguo.

Enfield 8000

La estructura del coche estaba formada por una estructura tubular interna de acero con carrocería de aluminio; creando un cuerpo ligero sobre el que montar los interiores y las baterías. Cuatro baterías de plomo de 12 vóltios eran las encargadas de proporcionar energía al motor de 48 vóltios y 8 furiosos caballos; proporcionando entre 55 y 90 kilómetros de autonomía en función de cuan pesado tuvieramos el pie.

Se llegaron a producir entre 108 y 120 unidades entre 1973 y 1976, la mayor parte de ellas destinadas a proyectos de investigación energética por parte de compañías eléctricas. El elevado coste acabó con la vida del Einfeld 8000, hasta ahora.

La preparación

La unidad en cuestión fue dañada durante unas inundaciones, lo que hace que todo su sistema de propulsión original sea inservible. Pero esto en vez de ser un problema, es una ventaja. El objetivo de este grupo de británicos es crear un hot rod eléctrico basado en este pequeñín.

Enfield 8000

El objetivo es el incluir en el coche unos motores específicamente preparados para drag racing, estos motores son una versión modificada del motor NetGain Impulse 9 utilizados en el Volkswagen Escarabajo Black Current, incrementa el par motor desde 94 Nm hasta la locura de 1.600 Nm de par que tiene la versión de carreras.

El beetle hace el 0 a 100 km/h en 1,6 segundos, pero el objetivo que se han marcado los creadores del Flux Capacitor es más humilde, batir en aceleración a un Tesla Roadster, convirtiendo así a este pequeño utilitario biplaza en el vehículo eléctrico matriculable más rápido del mundo.

Desde el blog oficial del proyecto nos irán actualizando lo que vaya aconteciendo con este pequeñín; y por supuesto nosotros os contaremos si consiguen alcanzar su objetivo final.

Fuente e imágenes | Jonny's Flux Capacitor Vía | Green Car Reports En Motorpasión Futuro | VW Escarabajo eléctrico, más rápido que el Bugatti Veyron, Chevrolet Camaro, otro eléctrico en las Drag Race, Los eléctricos y su aceleración, una combinación explosiva

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos