Compartir
Publicidad

El superbólido eléctrico Bluebird no consigue el récord de velocidad

El superbólido eléctrico Bluebird no consigue el récord de velocidad
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La familia británica Campbell ha usado desde 1924 la playa de Pendine, en Carmarthenshire, para batir las marcas de velocidad en tierra con un coche Bluebird, en los 11,27 km de recorrido (siete millas) aprovechando la marea baja. El pasado fin de semana (13 y 14 de agosto) intentaron batir el récord por primera vez con un superbólido eléctrico.

El equipo tuvo que enfrentarse a muchas dificultades hasta poder correr por la marca, principalmente un presupuesto ajustado, retraso en la entrega de piezas y componentes, y muy pocas horas para probar y testear el vehículo (además de que estas dependían también de las condiciones meteorológicas).

El Bluebird eléctrico ha sido fruto de varios meses de trabajo de los ingenieros de la casa, en colaboración con la Universidad de Bristol, la Universidad metropolitana de Swansea, la compañía Tirius Ltd. y muchos voluntarios. Está impulsado por dos motores eléctricos de imanes permanentes de 200 kW cada uno (544 CV y 1.100 Nm en total), alimentados con unas baterías de Níquel Cadmio de 300 células.

Bluebird-2

El domingo 14, con cielo despejado, decidieron intentarlo definitivamente. Los pilotos serían Don Wales (nieto de Malcolm Campbell y sobrino de Donald Campbell) y su hijo Joseph. Pero una manga de vuelta de la carrera, a alta velocidad, tuvo una prematura e inesperada conclusión.

A más de 160 km/h, debido a la poca visibilidad desde la cabina, el Bluebird pasó sobre un área resbaladiza debida al agua del mar, patinó y encima se topó con un bache que provocó que rebotara sobre la superficie, dañándose seriamente la carrocería y la dirección, e imposibilitando que pudiera seguir corriendo. Las consecuencias no fueron más graves gracias a la pericia del piloto, que salió ileso.

No fue posible reparar el coche en el lugar para volver a intentarlo, sin embargo los pilotos no pierden la ilusión, y después de repararlo y ver qué pueden mejorar, volverán a intentarlo en otra oportunidad.

Fotografías | Allan Rhodes En Motorpasión Futuro | Fórmula 1 2014: los monoplazas serán híbridos, con turbo y modo eléctrico para boxes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos