Sigue a Motorpasión Futuro

c1_electrico_londres

El mercado europeo de vehículos eléctricos seguirá creciendo en un futuro pero a un ritmo menor de lo que algunos se esperaban en un principio. Esa es la conclusión que se extrapola de un informe realizado por la consultora americana Pike Research.

A finales de esta década los coches eléctricos e híbridos se venderán a un ritmo de 827.000 unidades anuales en el viejo continente. Por compararlo a algo, en España se venden hoy en día unos 700.000 coches al año.

Entre las causas que apoyan esta previsión tenemos el progresivo crecimiento de la infraestructura de recarga, la mayor oferta de estos vehículos y el previsible aumento de los precios de los combustibles, que siempre han pegado fuerte en Europa ya que es algo que tenemos que importar.

Renault ZOE

Lo cierto es que la tendencia a las ayudas y subvenciones al vehículo eléctrico por parte del sector público está empezando a disminuir, pero ya hay una fuerte base de puntos de recarga eléctrica en oficinas, en la vía pública y cada vez más en garajes privados. Este trabajo ya está hecho y los nuevos VE que vengan se podrán aprovechar de el.

Por otra parte, los consumidores se están tomando esto con calma y quieren ver qué tal se comporta la tecnología eléctrica después de algunos años en funcionamiento. También es de suponer una reducción en el precio de los futuros coches eléctricos cuando se asiente el mercado y haya más competencia.

Opel Ampera

El diésel está frenando la implantación de híbridos y eléctricos en Europa

También se explica que en Europa la incursión del vehículo híbrido y eléctrico de autonomía extendida está costando más que en otras zonas como japón o Estados Unidos por “culpa” de la dieselización de nuestro parque móvil.

En América, lo tradicional hasta hace no mucho tiempo eran los sedientos V8. Los híbridos por esos lares son poco menos que un milagro al tener unos consumos que pueden llegar a ser la mitad o hasta un tercio que el de los vehículos convencionales con esas grandes motorizaciones.

En Japón ocurre algo similar. Allí los diésel son pecado y además tienen una fuerte dependencia del petróleo, como nosotros, ya que es un recurso que han de importar. Por eso los híbridos están a la orden del día y es normal ver modelos como el Toyota Prius primero en la lista de ventas durante meses.

Tesla-Model-S-1

Sin embargo, en Europa tenemos mucha dieselitis y… si aquí ya tenemos coches realmente austeros, ¿Para qué cambiarlos por otros que sólo consumen un poquitín menos? Es un problema a tener en cuenta, pero las futuras normativas anticontaminación como EuroVI que se ceban especialmente con los motores diésel, puede que acaben igualando la balanza.

En conclusión, ni esto ha crecido tanto como algunos organismos demasiado optimistas nos hacían querer ver, ni está muerto como aseguran otros sectores más inmovilistas. El coche eléctrico es una realidad, una realidad que se irá haciendo poco a poco un hueco en nuestras vidas.

Ahora un vehículo eléctrico solo se puede utilizar en unas circunstancias determinadas, ya sea por su precio, autonomía, o estado de la red de recarga, pero esa tendencia se irá invirtiendo a medida que pasen los años hasta convertirse en una solución “casi” universal.

Fuente | Pike Research
En Motorpasión Futuro | La situación del vehículo eléctrico en Italia (y en Europa), El mercado para coches eléctricos en Europa pasa por los modelos urbanos y los superdeportivos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios