Compartir
Publicidad

El coste de las baterías podría reducirse hasta 130 €/kWh en 2025

El coste de las baterías podría reducirse hasta 130 €/kWh en 2025
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estimar el coste de las baterías para coches eléctricos parece que se ha convertido en uno de los temas principales de investigación de las consultorías. Si en unos estudios nos afirman que en 2015 las tendremos a 200 €/kWh, otros aseguran que seguirán por encima de 300 €/kWh en 2020, o incluso hasta los 100 €/kWh que promete Volkswagen en 2015.

Dentro de todo este batiburrillo de cifras, especulaciones, brujería, datos, etc. aparece ahora una nueva consultoría asegurando que las baterías de ion-litio costarán en torno a 130 €/kWh en 2025 pasando por unos 160 €/kWh en 2020.

Pero lo más interesante del estudio no está en este coste, sino en la relación entre el precio de las baterías y la rentabilidad del coche eléctrico con respecto al convencional. Según la consultora McKinsey & Company, encargada de dicho estudio, si el precio de las baterías se reduce de 250 dólares el kilovatio hora (205 €/kWh), el coche eléctrico entraría a ser 100% competitivo con el de combustión en coste total de uso, al menos en Estados Unidos.

Eléctrico vs diésel

El estudio se ha realizado con un precio del galón de gasolina por encima de 3,5 dólares (0,76 €/l al cambio actual), y dada la reducción de coste (entre un 68 y un 73%, dependiendo del valor estimado actual que oscila entre 500 y 600 dólares el kWh) , se espera que los precios de los vehículos eléctricos sean competitivos con los de combustión, ya que ahora mismo la batería supone la tercera parte del coste final de un coche eléctrico.

En Europa, dedibo a los precios más elevados del combustible, el punto de rentabilidad del coche eléctrico se producirá incluso antes, ya que combustibles más altos implican costes de utilización más elevados. A su vez, el creciente aumento de los impuestos sobre las emisiones hará que el precio de los vehículos de combustión puros se vuelva más caro, al tener que recurrir a ingentes inversiones para mejorar las emisiones, o incluso recurrir a la hibridación de su planta motriz.

Vamos ahora a desgranar las razones de la bajada de costes de las baterías, porque este estudio es de los primeros que nos indica cómo se van a reducir los costes de las baterías. Estas razones se resumen en tres factores:

  1. Economía de Escala: La producción en serie de baterías podría conseguir por si sola una reducción de costes de un tercio del coste actual
  2. Reducción del precio de los componentes y materiales: Bajo la presión de mercado necesaria, el coste de los componentes de los sistemas eléctricos podría caer entre un 20 y un 40%
  3. Nuevas tecnologías de baterías más potentes: el disponer de tecnologías de baterías con mayor densidad energética (entre un 80 a un 110% más) implica menos cantidad de baterías para una misma carga, reduciendo el coste de uso de las mismas entre un 40 a 45%
Batería Opel Ampera

De estos puntos, con la economía de escala y el aumento de densidad energética de las baterías poco se puede discutir, de producirse reducirían el precio de las baterías sensiblemente pero, ¿realmente podemos reducir el coste de los componentes?

A día de hoy los motores eléctricos utilizan materiales caros y bastante difíciles de encontrar, las denominadas tierras raras, pero existen ya a día de hoy prototipos de motores que no hacen uso de esas tierras raras, por lo que es posible que los costes de producción de los motores eléctricos se reduzca, al no ser necesario el uso de esos materiales.

Pero de materiales va la cosa, el lito es un material escaso, y no deja de ser el material principal para realizar baterías. Las reservas mundiales están aumentando, y mediante el reciclaje podemos reutilizarlo; pero un mayor uso del material podría incrementar el coste, eliminando así parte de la reducción de costes conseguida por otros medios.

Ford Focus Eléctrico

Estas reducciones de costes en baterías las veremos primero en electrónica de consumo, donde la necesidad de reducción de costes es mucho mayor que en el caso de los vehículos eléctricos. Pero será en los coches eléctricos donde más se noten estas reducciones por el increible porcentaje del coste que suponen las baterías en el precio final del coche.

Fuente | McKinsey Quarterly Vía | Green Car Congress En Motorpasión Futuro | Las altas temperaturas son el peor enemigo de las baterías de iones de litio, El precio de las baterías es la tercera parte del coste de un eléctrico, según el CEO de Ford, Un libro asegura que los coches eléctricos son más contaminantes que los de combustión

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos