Conductix-Wampfler, el sistema que permite recargar autobuses eléctricos inalámbricamente en Italia desde hace 10 años

Sigue a Motorpasión Futuro

Autobús eléctrico Génova

Cada vez que tratamos el tema de la recarga inalámbrica parece ser la solución a los problemas de vandalismo que puedan surgir por que algún malnacido nos corte el cable, desenchufe, etcétera. Pero, sobretodo, la posibilidad de recargar los vehículos en la misma carretera es lo que nos ilumina la mente en cuanto al tema de la viabilidad de los eléctricos.

Hemos tratado varios casos de recarga inalámbrica, pero generalmente se trataba de experimentación de las marcas para sus futuros modelos eléctricos. Pues bien, ahora os traemos una historia con olor a parmesano y spaghetti sobre recarga inalámbrica. En las ciudades italianas de Turín y Génova la compañía alemana Conductix-Wanpfler instaló hace diez años un sistema de recarga inalámbrica en las paradas del autobús que permite que una flota de 30 vehículos eléctricos desarrolle durante todo el día sus labores de transporte público.

El sistema, como cualquiera de recarga por inducción, consiste en dos bobinas, una situada en el pavimento de la parada y otra en el autobús. Al pasar una corriente eléctrica por el circuito primario (parada) se genera un campo magnético que produce una corriente eléctrica en el circuito secundario (autobús). Todo esto se consigue con un rendimiento de aproximadamente el 95%.

Sistema de recarga inalámbrico

Pero claro, siempre que hablamos de campos magnéticos existe el miedo a la radiación electromagnética. En este caso, al distanciar las bobinas unos 40 mm entre ellas, la intensidad del campo no tiene que ser muy grande, reduciendo los niveles de radiación hasta niveles seguros. No hemos leído que en los últimos diez años se hayan incrementado los casos de cáncer u otro tipo de enfermedades relacionadas con la exposición a la radiación en los usuarios de ciertas líneas de autobús en dos de las principales ciudades italianas, así que…

Pero volvamos al tema que nos ocupa, los autobuses. El sistema de recarga principal sigue siendo un enchufe de los de toda la vida; ya que las baterías se recargan mediante un sistema de baja potencia durante la noche, estando listas la mañana siguiente. Entonces, ¿para qué es la recarga inalámbrica? Pues es simplemente como apoyo durante el día. el autobús se recarga del orden de un 10 a un 15% durante las paradas, aumentando de esta manera la autonomía hasta los 200 kilómetros que estos autobuses suelen realizar diariamente.

A pesar del coste de la instalación y del autobús, el sistema se amortiza en unos 4 años, simplemente por la diferencia de coste de energía. En cálculos de la compañía, en Italia el coste de mover el autobús con electricidad es de unos 7.200 euros anuales, mientras que el hacerlo con gasóleo sería de unos 40.000.

La compañía está desarrollando junto con Daimler un sistema de recarga inalámbrica, que puede ser que tenga relación con el proyecto de colaboración para recarga inalámbrica entre Nissan y Daimler que os comentamos hace unos meses. El objetivo es desarrollar la tecnología de recarga inalámbrica para automóviles de turismo.

Fuente | The New York Times
En Motorpasión Futuro | V-Pole: El poste que lo mismo carga un coche eléctrico que te da acceso a internet, Siemens y BMW desarrollan un sistema de recarga inalámbrico para coches eléctricos, Audi Wireless Charging, recarga inalámbrica, sigue adelante, Daimler y Nissan investigan la recarga por inducción

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios