Compartir
Publicidad

Comparativa a cuatro bandas

Comparativa a cuatro bandas
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estaba yo hoy a altas horas de la noche navegando por la red cuando me topé en un conocido medio de comunicación con un interesante artículo en el que comparaban cuatro coches de los que hemos hablado bastante en Motorpasión Futuro. Era una comparativa a cuatro bandas entre el Nissan Leaf, el Opel Ampera, el Toyota Prius y por último el Peugeot 3008 HYbrid4, el cual ha empezado recientemente su andadura.

La cosa se ponía interesante y yo con toda mi ilusión comencé a leer. Tras unos minutos delante de la pantalla, fue tal el sentimiento de desacuerdo que sentía que me vine aquí directamente a redactar mi contra artículo pero siempre desde el respeto y con argumentos razonados.

Bueno, metiéndonos en harina hay que decir de primeras que la comparativa no es muy acertada ya que son coches que juegan en distintas ligas, y si me apuras, cada uno juega a un juego diferente. Tenemos un eléctrico como el Leaf un eléctrico de autonomía extendida que es el Ampera y dos híbridos uno gasolina y uno diésel. Estos dos últimos por tanto si que son rivales más “directos”.

Nissan-Leaf-del-650px

Nissan Leaf

Comenzamos con el Nissan Leaf. Es un vehículo puramente eléctrico con todo lo que eso conlleva. Sobre el papel tiene 175 kilómetros de autonomía que dependiendo de un sinfín de condicionantes pueden sobrepasar los 200 kilómetros o a duras penas sobrepasar los 100. Su precio con ayudas del gobierno es de casi 30.000 euros.

El Leaf es un coche como cualquier otro compacto que te imagines solo que tiene ese “pequeño” problema con la autonomía con lo cual hay que olvidarse de viajar con el, salvo que lo tengas como un segundo coche. Eso si, el gasto en combustible es 0.

Como vemos el Leaf es un coche específico para entornos urbanos y periurbanos. Si solo necesitamos el coche para recorridos de rutina, muy posiblemente sea el vencedor de entre los cuatro modelos.

Opel-Ampera-3

Opel Ampera

Desde el corazón de Estados Unidos, en Detroit, nos llega el segundo contrincante. Es el primer eléctrico de autonomía extendida, es el Opel Ampera. Puede recorrer de 40 a 80 kilómetros sin gasolina; bastante menos que el otro eléctrico, el Leaf, pero lo compensa con su motor generador de combustión interna. Cuando al Opel se le acaban las baterías arranca el generador y no hay problemas de autonomía.

Este coche es bastante interesante ya que aúna lo mejor de un bando con lo mejor del otro. Electricidad para el día a día y autonomía para los esporádicos viajes que se realicen. Pero no es el coche perfecto ni definitivo ya que tiene unas cuantas pegas. Lo primero el precio, son 41.700 euros contando con las ayudas gubernamentales, casi nada.

Estás comprando las dos tecnologías a la vez y obviamente no es un coche barato de producir, así que toca pasar por caja. Pero no acaba ahí la cosa ya que las baterías restan habitabilidad y el Ampera solo cuenta con 4 asientos.

Además de todo eso hay que señalar que su consumo cuando funciona en modo de autonomía extendida deja bastante que desear ya que ronda los siete litros. Queda claro por tanto que quemar gasolina para producir electricidad no es un buen negocio. Al menos desde el punto de vista energético.

No es por ello el coche definitivo ni para todo el mundo. Aun está por ver si ese tremendo sobre coste se puede amortizar a base de ir a trabajar con electricidad. Puede ser una buena idea comprárselo si sólo usas el coche por ciudad excepto cuando te vas de vacaciones. Pero si piensas sacarlo bastante a carretera, mejor piensa en otra cosa.

prius_3G_2

Toyota Prius

El Toyota Prius es el híbrido por excelencia desde que los japoneses decidieran comercializarlo allá por 1997. Ahora van por su tercera generación y las cifras indican que está siendo un éxito de ventas, algo que no pueden decir los otros tres modelos. A priori es el coche más sencillo y barato de los cuatro, pero no por ello el peor.

Aquí hago un alto para señalarle a mis compañero de “El País” que el motor de gasolina del Toyota Prius es un 1.8 de ciclo Atkinson, y para conseguir que en carretera gaste los 7 litros que ellos sostienen hay que ir a velocidades superiores a los 160 Km/h y se de lo que hablo. Un consumo en autopista más realista a velocidades legales serían cuatro litros altos o cinco bajos a los 100.

El Prius no es un coche eléctrico, ni busca serlo. Por tanto sus cifras de autonomía EV no tienen relevancia. La idea de un híbrido es circular con el motor de gasolina apagado el mayor tiempo posible en los momentos en los que no resulta necesario. En carretera el funcionamiento es bastante semejante al de un vehículo convencional.

Por lo tanto tenemos un coche de unos 25.000 euros con 136 caballos que gasta 3,9 litros sobre el papel y unos cinco litros en la realidad. Es un coche de cinco puertas con cinco plazas y un maletero bien majo, como cualquier otro compacto con carrocería break.

Diría que es el coche para todo: sobresaliente en ciudad y cumplidor en carretera. Perfectamente válido para la familia. Es el más equilibrado y el más tradicional de los cuatro. Una buena compra para el que necesite un coche sin límites, asequible y polivalente.

Peugeot-3008-HYbrid4-2

Peugeot 3008 HYbrid4

Esta es la respuesta de Peugeot al movimiento verde que está experimentando la industria del automóvil en los últimos años: el Peugeot 3008 HYbrid4. Introduce un concepto totalmente novedoso y sin explorar: el de los híbridos diésel. Además es un SUV y ya sabemos que a la sociedad le chiflan este tipo de coches hoy en día.

Es una relación que desde hace algunos años ha estado en la mente del consumidor europeo ya que parece lógica y necesaria. Si unimos motor diésel, que tradicionalmente han sido más eficientes que los de gasolina, con las ventajas de la hibridación, en teoría obtendremos el vehículo definitivo con unos consumos irrisorios y ese confort de marcha que le confiere la parte eléctrica.

Son bastantes las personas que le reclamaban a Toyota un Prius diésel ya que de bajos consumos va la cosa ¿o no?. El caso es que el fabricante japonés no ha estado muy por la labor de fabricar esta idea, que parecía caída en saco roto hasta que los amigos de PSA, tradicionalmente muy dieseleros, vinieron a recogerla.

Vamos al grano. El Peugeot 3008 HYbrid4 tiene un motor 2.0 HDI Turbodiésel de 163 caballos que impulsa las ruedas delanteras al que sumamos un motor eléctrico en el eje trasero con una potencia de 37 CV. 200 equinos en total, una cifra bien bonita (y psicológica). El consumo sin embargo se mantiene en unos impecables 3,8 litros una décima menos que su oponente el Prius.

Peugeot-3008-HYbrid4-3

El sobre coste por ser híbrido unido al sobre coste por ser diésel hacen que este coche se pueda comprar a partir de 33.800 euros. Su campo de aplicación es el mismo que el del Toyota Prius pero con matices. El 3008 es un coche más rutero con mucho músculo bajo el capó.

Según parece y en contra de lo que dice la homologación el 3008 gasta más gasolina que el Prius en todas las situaciones. Tantos caballos unido a que estamos hablando de un crossover hacen que este no sea un coche ligero ni con muy buena aerodinámica. Estamos hablando de unos seis litros si conducimos con suavidad.

Probablemente el 3008 sea más satisfactorio en carretera por su mayor potencia. Sin embargo es “menos híbrido” que el Prius por lo que le presupongo un comportamiento más deficiente en ciudad tanto en agrado de uso como en consumos.

Toyota Prius eco

Conclusiones

Todo esto era una réplica al artículo publicado en la versión digital de El País. Allí se da como vencedor indiscutible al Peugeot 3008 HYbrid4 alegando que es el vehículo más completo y mejor preparado. El 3008 va seguido por el Ampera/Volt de General Motors del que criticaban su altísimo precio.

Yo en esta comparativa no soy capaz de decidir un vencedor. Bueno, si lo soy, pero sería mi vencedor. Vosotros, si os hacéis la misma comparativa tendréis vuestro vencedor propio y por supuesto no tiene por qué ser el mismo que el mio. Y esto viene a son de que no existe el coche perfecto para todo el mundo. Cada uno tendrá sus necesidades sus gustos y sus preferencias y a partir de ahí decide.

Si que es cierto que el 3008 es “más coche” que el resto. Por carrocería y por potencia aunque también es el menos eléctrico ya que estamos hablando de un coche convencional con un añadido eléctrico. No se da la sinergia que se da en el Prius y por supuesto está a años luz del Ampera y del Leaf en lo que a electrificación se refiere.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos