Sigue a

coche-solar-03

Hace unos meses hablábamos del Xenith, un coche solar desarrollado por la universidad de Standford. Este vehículo es un desarrollo pensado para competir en la carrera solar más importante del mundo, La World Solar Challenge, de ahí su extraño diseño y que nos parezca tan raro y peculiar. Pero… ¿Sería posible un coche de calle funcional propulsado con energía solar?

Coches solares. ¿Realidad o ficción? lo cierto es que existir existen, luego son reales pero prácticos en la vida real… eso ya es otro cantar. Los coches solares son aquellos automóviles que utilizan la energía solar para producir electricidad, y con esta mover al coche. Hasta ahí todo claro.

Esta pregunta se la habrá hecho bastante gente. ¿Por que no hacer coches solarse? ¡si se alimentan del sol!, gasto cero. Eso tiene que ser fantástico. Pero la realidad es que las leyes de la física chocan con el concepto de coche solar, no es un problema de tecnología (que también) sino de limitaciones de la propia naturaleza.

sol

Cuando nos imaginábamos el porvenir de la automoción hace unos cuantos años (la tele era en blanco y negro) los pensadores creían que en el futuro los coches seguramente fuesen voladores ya que así no habría problemas de tráfico y no serían necesarias cosas mundanas como las autovías.

Desgraciadamente se ha visto que eso no podía ser por que se necesitaría mucha energía y medios para ello. También se creía que en el futuro los coches funcionarían con hidrógeno, con polvo de nubes, con basura como el mítico DeLorean de Regreso al Futuro, u otro tipo de combustible abundante barato y ecológico. Con el coche solar pasa igual, hay que desengañarse, no es posible, solo un cuento de ciencia ficción.

Pero… ¿Qué es lo que falla?

Pues la culpa de este desastre la tiene el sol o mejor dicho la ausencia de sol. El astro rey no envía suficiente energía hacia la tierra en forma de radiación como para alimentar y mover toda la masa que supone un vehículo.

Coche-solar-04

Peor aun es que la tecnología que tenemos para convertir esa radiación en energía eléctrica (lease paneles solares) no es muy eficiente que digamos ya que solo una pequeña parte de los rayos solares se convierten finalmente en electricidad. Entonces lo que necesitamos es aumentar la superficie de captación de los rayos.

Por todo eso, los coches solares que hay en la actualidad son triciclos monoplaza con ruedas de bicicleta y un toldo de paneles fotovoltaicos por techo para conseguir producir algo de energía eléctrica. Y para que el resultado tenga un mínimo de movilidad, todo ello se construye con carísimos materiales aeroespaciales.

Pero construir un coche plenamente funcional con esta tecnología ya es otra historia. Tiene que llevar a cinco personas, tiene que tener más de medio caballo de potencia, evidentemente su peso superará los 100 Kg y no puede tener 10 m2 de techo.

Niebla-01

Y aun así, se me siguen ocurriendo motivos por los cuales esta tecnología no es una buena idea. Os imagináis que pasaría si quisiéramos utilizar nuestro coche solar de noche, o con niebla, o durante un eclipse... son situaciones cotidianas en las que estos coches dejarían de funcionar. Imagínate si vives en Galicia, la mitad de los días irías a trabajar andando.

Todo Hándicaps como podéis ver. Pero lo cierto es que estamos en Motorpasión Futuro así que esta oleada de pesimismo no tiene cabida aquí. Si lo pensamos, algún día, con suerte, cuando mejoren la tecnología y nuestros conocimientos técnicos, podamos ver algo parecido a coches alimentados diréctamente por energía solar.

Digo diréctamente porque hoy en día ya hay algunos fabricantes, o particulares con mucha iniciativa y mucha conciencia verde que buscan formas de cargar los coches eléctricos de baterías convencionales mediante paneles solares y así conseguir el auténtico vehículo de cero emisiones. Esto si es posible, y además muy recomendable desde el punto de vista de la movilidad sostenible pero generar toda la electricidad necesaria abordo del propio coche es imposible.

En Motorpasión Futuro | Xenith, un prototipo eléctrico de la Universidad de Stanford

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios