Compartir
Publicidad

Citroen Survolt Vs Agni Z2, una carrera con olor a futuro

Citroen Survolt Vs Agni Z2, una carrera con olor a futuro
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un lugar: el circuito británico de Thruxton, un sitio casi reservado para motores de explosión. Dos vehículos con una misma alma: la electricidad. Y dos pilotos del mismo sexo: féminas. Bajo estas condiciones en común se vieron hace poco las caras el Survolt y la Z2, en una carrera muy especial, más que nada porque parecían vislumbrarnos un futuro quizás no muy lejano.

La Agni Z2 es una moto de competición fabricada por la empresa hindú Agni. Es prácticamente una Suzuki GSXR que equipa dos motores Agni Z2 que se alimentan de 80 paquetes de baterías de polímero de litio. La Z2 pesa 220kg, tiene 65 CV (50 kW) y acelera de 0 a 100 km /h en apenas 3,5 segundos. Su velocidad punta son 220 km/h.

El Citroën Survolt como ya sabéis (le dedicamos un post hace poco) es un precioso prototipo eléctrico, que no pasa desapercibido, y que parece que poco a poco va demostrando las buenas cualidades con las que le han dotado. Os recuerdo que tiene 300 CV (223 kW), coge los 100 km/h en menos de 5 segundos y alcanza los 260 km/h.

citroenvsagniz2b.jpg

La prueba

La prueba consistía en dos mangas de 200 km máximo por cada una (la autonomía máxima a la que puede llegar el Survolt). Los dos conducidos por manos de verdad expertas. El Survolt bajo las manos de Vanina Ickx (hija del mítico Jackie Ickx). La Z2 bajo las de Jenny Tinmouth, británica varias veces ganadora del campeonato de Superbikes de la Isla de Man.

La primera ronda la ganó Jenny con la Z2, debido a que Vanina se retiró son el Citroën al quedarse sin autonomía. Al parecer puso un rato el aire acondicionado por el fuerte calor que hacía. El coche logró hacer 150 km pero por el motivo que cito se vio obligado a parar con su batería agotada.

La segunda ronda, se dio al revés. Vanina y el Survolt completaron los 200 km y salieron ganadores ante Jenny y su Agni Z2, ya que las baterías de esta se fueron quedando sin suficiente refrigeración y llegaron a agotarse. Un empate técnico para ambos máquinas eléctricas.

Las sensaciones de cara al mañana

La carrera fue amistosa, y en la que probablemente lo que menos importaba era el resultado, ya que el principal y acertado motivo era el de mostrar las cualidades de la nueva tecnología y dar otro empujoncito al eléctrico. Y la verdad es que dio gusto verlos rodar bajo un sonido diferente a lo conocido hasta el momento. Ambiente amistoso pero eso sí, sin concesiones y a tope.

Si veis el vídeo os llamará la atención el silencio en el que se desarrolla la carrera al lado de las pruebas actuales de combustión. Tienen un sonido realmente único y característico. Algo que destacó Vanina Ickx era que dicho silencio le facilitaba poder apreciar mejor todo lo que estaba pasando a su alrededor.

La FIA ya está considerando una futura competición de monoplazas eléctricos. ¿Se empezarán a mover pronto los hilos en otras competiciones tipo Superbikes, Moto GP, o de turismos? Personalmente creo que iniciativas como estas muestran que posible es y pueden ayudar bastante. En el vídeo se les ve buena planta sobre el asfalto. ¿Qué pensáis vosotros?

Vía | automobilesreview
En Motorpasión Futuro | Citroën Survolt Concept, el superdeportivo eléctrico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos