Síguenos

Toyota conducción autónoma

Los coches autónomos, es decir, los coches que se conducen por sí solos sin conductor, o al menos sin que el conductor tenga que intervenir, ya están aquí. Es la realidad, los primeros prototipos no solo se han probado en circuito cerrado sino que también se prueban en carreteras abiertas al tráfico, aunque todavía sea con mucha prudencia, no sea que algo falle.

En Estados Unidos el probablemente coche autónomo más avanzado, el de Google, ya tiene hasta su licencia para circular legalmente por la vía pública en el Estado de Nevada desde el año 2011, y California ha aprobado una ley específica para regular las condiciones de un estándar sobre coches autónomos para el año 2015.

Google conducción autónoma

El coche autónomo de Google, la referencia

Si todavía no conocéis cómo funciona el coche autónomo de Google, no dejéis de leer este artículo en el que os lo explicamos detenidamente, repasando cada uno de los elementos que lo hacen posible (computador, sensores, automatismos). Pero el de Google no es el único coche que se conduce solo.

El CSIC, en España, también lleva un tiempo experimentando con este tipo de vehículos dentro del programa Autopía, y hasta se ha probado el año pasado por las carreteras de Madrid uno de los prototipos llamado Platero. Más allá de empresas tecnológicas y de investigación científica, un gran fabricante de automóviles también ha presentado su prototipo de coche autónomo hace un par de semanas, se trata de Lexus (de grupo Toyota), con un sistema muy similar al de Google.

La motivación detrás de los coches autónomos es fundamentalmente la mejora de la seguridad de la conducción y la reducción de los accidentes de tráfico, al eleminar o reducir al mínimo el factor error humano (imprudencia, inseguridad, despite, somnolencia, enfermedad, etc).

Pero no todas las opciones planteadas tienen la misma intención. Mientras Google no oculta su deseo de coches que se conduzcan por sí solos para mayor comodidad del conductor (además de la seguridad), Lexus por ejemplo dice que no quiere prescindir del placer de conducir, sino estar ahí de guardia, “sin molestar”, para tomar el control de coche si el conductor falla y evitar el accidente.

Lexus conducción autónoma

Los pilotos automáticos temporales, el paso previo

Antes de estos sistemas más complejos de conducción totalmente autónoma, donde el coche puede conducir por sí solo desde que nos subimos a él y lo arrancamos en la puerta de nuestra casa hasta nuestro destino (por ciudad, carretera y autopista), hay otros sistemas de conducción semiautónoma que también se están probando: me refiero a los que podemos llamar pilotos automáticos temporales, pensados principalmente para circular por autopista y que el conductor “se relaje”.

De este tipo tendríamos los trenes de carretera de Volvo, que incluso se han probado en carretera abierta en España, el sistema HAVEit de Volkswagen, o el sistema semiautónomo de Cadillac Super Cruise. Los sistemas que se están probando ya de comunicación inalámbrica entre los coches, o con la infraestructura, Car2Car y Car2Grid respectivamente, también ayudarán a estos sistemas, pero en principio no requieren de instalar nada especial en las carreteras actuales.

Volkswagen piloto automático temporal

Es muy probable que casi a la par de estos sistemas de piloto automático veamos también los asistentes para atascos de tráfico, sistemas parcialmente autónomos para que el coche arranque, siga en el carril y frene en las retenciones y atascos en autopista: Volvo presentó un sistema, Ford el suyo, y Audi también.

Me atrevería a decir, visto que cada vez se extienden más los asistentes de ayuda al aparcamiento (porque a no todo el mundo le gusta aparcar), que los sistemas de aparcamiento autónomo, otro tipo de conducción parcialmente autónoma (por estar limitada a ciertas circunstancias), los veremos un poco antes también.

Me refiero a esos sistemas en los que te bajas del coche y este se aparca solo, sin que tú tengas que hacer ya nada. Nissan ya presentó un prototipo así, el Nissan NSC-2015, y Audi su sistema Garage Parking Pilot. En estos casos ambos requieren de cierta infraestructura de comunicación inalámbrica en el aparcamiento.

Por ahora todas las propuestas que se han presentado en conducción semiautónoma o totalmente autónoma tienen dos cosas en común: se sigue manteniendo en todo momento la responsabilidad durante la conducción en el conductor, y este tiene la potestad de poder elegir cuándo ir en modo manual y cuándo en modo autónomo, encendiendo o apagando el sistema con un botón.

Ford asistente atascos de tráfico

Entonces de qué fechas estamos hablando para los coches autónomos

Pues si hablamos de prototipos no hay que esperar más, la fecha es hoy, Google lo ha demostrado. Tanto como para que sus doce vehículos experimentales hicieran casi 500.000 km durante el período de pruebas, y no se produjera en ningún momento ni el más mínimo percance o accidente.

Ahora bien, como coche que podamos comprarnos para usar a diario todavía habrá que esperar. Y habrá que hacerlo por varios motivos, primero por poder integrar aún mejor todos los sistemas en el diseño del coche, sin que llamene tanto la atención, segundo porque el coste ahora mismo no hace que sea asequible adquirir uno, y tercero porque las administraciones tienen que legislar al respecto, y ahí hay mucho de lo que discutir.

Todo apunta a que la llegada real de este tipo de coches será paulatina y progresiva. Primero deberían ir popularizándose los sistemas de asistencia a la conducción, como un control de crucero adaptativo y un sistema de frenada automática, que si bien ya existen están aún lejos de ser algo popular (entre otras cosas por el sobrecoste que suponen). Un poco después sería el turno de los sistemas de conducción semiautónoma y finalmente los sistemas totalmente autónomos.

Volvo piloto automático temporal

Volvo, que tiene muy desarrollado su sistema de conducción semiautónoma en carretera del tipo que podemos llamar piloto automático, con el nombre de trenes de carretera, o proyecto europeo SARTRE, dice que para 2020 estarán listos. Pero un poco antes llegará un sistema de conducción parcialmente autónomo como es el asistente para atascos de tráfico, de nuevo Volvo dice que lo tendrá listo para comercializar en 2014, y eso está a la vuelta de la esquina.

No parecen unas fechas muy descabelladas pues Continental, que además de neumáticos también está investigando sobre conducción autónoma, habla del 2016 para sus sistemas semiautónomos, y 2025 para los totalmente autónomos.

Intentando poco menos que ver el futuro en una bola de cristal, siendo más prudentes sería razonable creer que dentro de unos 20 o 25 años, allá por el 2035 al 2040, los coches que se conducen solos deberían de ser algo que empezara a ser habitual por nuestras carreteras, la percepción y aceptación de los conductores así lo dice, y algunos estudios universitarios también. Pero no olvidemos algo fundamental: para que una tecnología se popularice tiene que ser asequible… U obligatoria. Veremos qué pasa.

En Motorpasión Futuro | Lexus ha presentado en el CES su prototipo de coche autónomo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios