Finlandia construirá una nueva planta de conversión de madera a biocarburante

Síguenos

Renault Laguna a bioetanol

El petróleo se acabará más tarde o más temprano, y mientras no se acabe, con una demanda mundial cada vez mayor será muy poco probable que baje de precio y mucho que siga subiendo. Así que hay que buscar alternativas por todas partes: los biocombustibles son una de esas alternativas, al menos para seguir utilizando automóviles de combustión interna, o bien para usos donde lo 100% eléctrico no es viable (un avión, por ejemplo).

La empresa finlandesa Forest BtL Oy ha obtenido una licencia para construir una planta con la tecnología de gasificación de biomasa Carbo-V de la ingeniería alemana Linde. Este tipo de planta de biocombustible se denomina BtL, por convertirse biomasa en líquido. Será construida en la población de Kemi, una ciudad portuaria en la mitad norte de Finlandia.

Forest BtL

Se empleará madera para obtener biocarburantes

La planta de biomasa a líquido tendrá una capacidad de gasificación de 480 megavatios (MW) y una producción anual de alrededor de 130.000 toneladas de biodiésel y bioetanol. Para ello necesitará procesar alrededor de 1,5 millones de toneladas de madera. Este tipo de generación de biocombustibles se denomina de segunda generación, por no utilizar plantas que puedan ser alimentos.

El proyecto será financiado por la Unión Europea con fondos del programa NER300 para innovación y desarrollo de tecnologías renovables de bajas emisiones de dióxido de carbono. El proceso de gasificación consiste brevemente en las siguientes etapas:

  • La madera triturada reacciona en un gasificador de baja temperatura (por pirólisis) y se genera biocoque y gas de carbonización.
  • Se oxida parcialmente el gas de carbonización en un gasificador de alta temperatura.
  • El biocoque es soplado en la corriente de gas caliente del gasificador de alta temperatura.
  • Se preacondiciona el gas de síntesis producido, que finalmente se puede emplear para obtener biocombustibles.

Coque

En España hay varias plantas de gasificación de biomasa

En España a modo experimental hay varias plantas de gasificación de biomasa, residuos forestales, residuos de limpieza de montes (arbustos), cáscara de almendra u otros frutos secos, etcétera, muy similares aunque no iguales a la patente de Linde, que se emplean para cogeneración: generar electricidad, utilizando un motogenerador, y calor que puede emplearse por ejemplo para calentar agua.

La patente de Linde icluye el hecho de pasar ese gas a estado líquido y obtener biocarburante. Hay que tener presente que se va a consumir bastante energía (incluso más que la que luego devuelve un litro del biocarburante obtenido) y que el rendimiento energético medio de este tipo de procesos es de aproximadamente unos 1,3 kWh por cada kg de biomasa.

Utilizar estos procesos para obtener biodiésel y bioetanol solo son rentables cuando el precio del petróleo es cada vez más alto, o cuando no queda otro remedio. Son también interesantes por no afectar a los precios de los alimentos. Como biocarburantes las microalgas tienen más posibilidades y son más prometedoras.

El principal residuo de este tipo de plantas son las cenizas, que normalmente se pueden emplear como abono de tierras de cultivo o bien como aditivo para la fabricación de cementos.

Aún así no hay que ser negativos. El hombre ha utilizado la madera como fuente de energía durante milenios, esta es una nueva forma más “moderna” de poder seguir utilizándola para diferentes usos y máquinas (sin tener que llevar una caldera en el coche y un remolque con leña).

Energía de la madera

Vital: la gestión sostenible de los bosques

Se considera una fuente renovable puesto que el punto más importante es la tala responsable de árboles, creando nuevos bosques que se gestionen de manera sostenible, que se plantan, talan y vuelven a plantar, y no simplemente talando y haciendo desaparecer bosques existentes. Claro está que se necesitan muchos árboles para los aproximadamente 1.000 millones de automóviles (coches y más) que hay en el mundo, pero sería una ayuda.

También se considera de bajas emisiones de dióxido de carbono, o casi neutras, pues se supone que el CO₂ emitido en su obtención y posterior uso del carburante obtenido se neutraliza durante los años de vida de los árboles en el bosque.

Sin ser la solución ideal y definitiva, esta es una alternativa más para poder sacar energía de casi cualquier parte. Y como cada vez será más difícil seguir obteniendo energía, de ahí que muchos insistan (e insistamos) en no despilfarrarla y hacer un uso eficiente de la misma.

De todos modos si de verdad debemos preocuparnos por la eficiencia, convendría recordar lo que expusimos en este otro artículo en su día, hablando de biocarburantes y hablando de electricidad.

Renault Fluence Z.E. azul 01 Sí, sí, pero yo soy más eficiente que mi primo a bioetanol

Vía | Green Car Congress
Foto | Stahlcocher (Wikipedia) (CC), Marcus Vegas (Fotopedia) (CC)
En Motorpasión Futuro | Biocarburantes VS Electricidad: plantas frente a paneles solares

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario