Renault Fluence Z.E., presentación y prueba en Lisboa (parte 1)

Sigue a Motorpasión Futuro

Renault-Fluence-ZE-presentacion-04

Los vehículos eléctricos de Renault están ya cada vez más cerca. El Renault Fluence Z.E. llegará a España a finales de este año. En la página web específica de los Renault Z.E. se ha podido reservar durante un tiempo una versión del Fluence Z.E. que se ha denominado Prime Time y que ya no estará disponible.

A los concesionarios de la marca francesa llegarán dos versiones distintas del Renault Fluence Z.E., con el mismo motor y baterías, pero con ligeros cambios de equipamiento y diferente precio. El Renault Fluence Z.E. es un sedán de tres volúmenes, de aspecto bastante convencional, que se diferencia sutilmente del Fluence con motor de combustión interna.

Hay coches eléctricos que suelen tener un diseño exterior muy particular, bastante diferente al de los coches convencionales, normalmente motivado por la búsqueda de una mejor aerodinámica que repercuta en una mayor eficiencia. El problema es que a muchos conductores no les parecen atractivos.

Renault-Fluence-ZE-presentacion-01

Mientras conduje el Fluence Z.E. por Lisboa y alrededores me sucedió todo lo contrario, la gente lo miraba con agrado y hay quien hasta me dijo que era muy bonito (esto me sucedió un par de ocasiones mientras estaba parado tomando alguna fotografía).

La sorpresa de esas personas era mayúscula cuando les decía que además de bonito era eléctrico. Como no se lo terminaban de creer, incluso tuve que arrancarlo y moverlo un poquito, ante los incrédulos ojos de una pareja lisboeta de mediana edad, que descubrió que un coche eléctrico podía ser perfectamente un coche de verdad.

Renault Fluence Z.E.: diseño fluido 13 cm más largo

El Renault Fluence Z.E. mide 4,75 m de longitud, 1,81 m de ancho entre espejos y 1,46 m de alto. Mide 13 cm más de largo que el Fluence térmico, manteniéndose idéntica la distancia entre ejes en 2,70 m, y 2 cm menos de alto, por un ajuste en el sistema de suspensión. Pesa en vacío 1.605 kg.

Renault-Fluence-ZE-presentacion-03

La mayor longitud se consigue alargando el voladizo trasero. Se rediseña la custodia y la aleta posterior, así como los pilotos posteriores. La verdad es que uno percibe que la trasera es más larga, pero no la encuentra desproporcionada. La parte trasera es la más diferente con respecto a un Fluence térmico, sobre todo debido a los pilotos, de color azulado y con una rejilla de rombos que oculta tras de si la luz de posición y freno y también por la banda ancha cromada sobre la matrícula.

En la parte delantera del Renault Fluence Z.E. los cambios son más discretos, la parrilla central es diferente y la toma de aire inferior está casi toda ella cubierta y pintada en el color de la carrocería. El borde perimetral de los faros, así como diferentes detalles cromados del coche, como el anagrama de Renault, el nombre del modelo, el borde de los faros antiniebla, etc, son de cromo azulado.

La parte inferior del paragolpes trasero incorpora un difusor aerodinámico. Los espejos retrovisores están pintados en negro brillante y las llantas de aleación de 16 pulgadas son específicas y su diseño reduce las turbulencias aerodinámicas. Está disponible en siete colores de pintura de la carrocería.

Renault-Fluence-ZE-presentacion-06

El color azul energy, el mismo que el de la unidad de prueba que podéis ver en las fotos, es exclusivo del Renault Fluence Z.E. En la parte derecha del capó del maletero una pequeña plaquita cromada cuadrada, con las siglas Z.E. en color azul claro, es la única referencia a que se trata de un coche eléctrico.

Interior casi idéntico al de un Fluence térmico

Si en el exterior los cambios son sutiles, en el interior lo son todavía más. La principal diferencia se encuentra en el cuadro de instrumentos, donde las tres esferas tienen fondo de color azul y cambian de función. La izquierda, que en un Fluence térmico es el cuentarrevoluciones, en el Z.E. es el indicador de nivel de carga de las baterías. Los instrumentos son muy legibles y claros.

La esfera de la derecha, que encierra en su interior la pantalla rectangular de la computadora de a bordo, incluye en la parte inferior el potenciómetro que indica si estamos consumiendo o regenerando energía. Me ha parecido muy pequeño, sobre todo teniendo espacio la esfera para que fuera más grande.

Renault-Fluence-ZE-presentacion-07

El complemento ideal del potenciómetro es el modo de consumo instantáneo de la computadora de a bordo, que indica en kW la potencia que estamos consumiendo, al acelerar, o la potencia que estamos regenerando, y con la que se recargan las baterías, al levantar el pie del acelerador. La computadora también muestra el consumo medio en kWh.

El otro matiz en el interior son de nuevo las siglas Z.E. en color azul claro, sobre la banda decorativa horizontal, de plástico gris claro, que recorre el salpicadero. La palanca de cambio, como si fuera la de un coche con cambio automático, o el navegador GPS TomTom integrado, también pueden estar presentes en un Fluence térmico.

Durante la ronda de preguntas con los ingenieros, algunos de los que probaron el Renault Fluence Z.E. percibieron que los plásticos del salpicadero no eran iguales que los de las versiones térmicas. Debo decir que en ese momento no estaba en condiciones de discutirlo con nadie porque hacía ya tiempo que había entrado en un Fluence convencional.

Renault-Fluence-ZE-presentacion-1280-08

Así que en cuanto aterricé en Madrid me dirigí al concesionario Renault más cercano, con la intención de entrar en un Fluence, verlo y tocarlo. Sinceramente no he encontrado cambios en los plásticos, salvo que el de la consola central en el Fluence Z.E. es de plástico liso (de los que están recubiertos) mientras que en el Fluence Dynamique diésel que estaba en el concesionario era rugoso, como el de otras partes del interior.

Renault Fluence Z.E.: buen acabado interior

El acabado interior del Fluence Z.E. es tan bueno como el del resto de Fluence. Está muy bien acabado, aunque austero. El plástico de la parte alta del salpicadero es acolchado, con aspecto visual de goma, un poco rugoso. La parte alta del panelado interior de las puertas es también de este mismo plástico.

La parte baja del salpicadero y de las puertas es de plástico duro rugoso, que no tiene tan buen aspecto, pero que es correcto, y está en el nivel de otros coches de su segmento, incluso de un Volkswagen Jetta, que es algo más caro. Los plásticos lisos recubiertos son agradables, aunque se pueden quedar marcardas las huellas de los dedos.

Renault-Fluence-ZE-presentacion-09

El ajuste de las piezas es bueno, y apenas se perciben defectos de acabado, aunque el plástico liso en color gris de los tiradores de las puertas y de la banda horizontal del salpicadero no me dió sensación de mucha calidad. Me ha gustado mucho que todos los botones están muy ordenados.

No tuve sensación de estar abrumado y superado por muchos botones, ni de no saber muy bien dónde tocar. Los botones están correctamente agrupados por temática, sin mezclarse. Una unidad de botones para el climatizador, debajo otra unidad de botones para el equipo de sonido y en la consola central, al lado de la palanca de cambio y del freno de mano, otra unidad de botones, con cursor central, para el navegador GPS.

El volante tampoco asusta con demasiados botones, solo tiene dos (que son en verdad cuatro) y que sirven para manejar el control-limitador de velocidad. Detrás, a la derecha, está el mando satélite con los controles del equipo de sonido, no estorba, y está muy a mano. Las luces están agrupadas en el mando de los intermitentes (aunque son de encendido automático) y los elevalunas eléctricos y control de los espejos eléctricos están en el reposabrazos de la puerta.

Renault-Fluence-ZE-presentacion-10

Me encontré cómodo en el puesto de conducción, con todos los mandos muy bien colocados. El tacto del volante, forrado en cuero, es muy agradable. El aro es de sección ovalada. Se regula en altura, pero no se regula en profundidad, lo cual eché de menos. Los asientos son cómodos, con bastante refuerzo lumbar, aunque un poco blando. No son deportivos y sujetan poco lateralmente. El del conductor se regula en altura.

La unidad de prueba venía con tapicería de cuero perforado en color gris muy oscuro casi negro. Las perforaciones eran puntos cuadrados, no redondos. Es opcional con sobreprecio, de serie viene con tapicería de tela. Es un cuero un poco duro, no tan flexible y suave como otros. El interior con esta tapicería resulta muy elegante y además tiene un olor muy agradable. Los reposacabezas delanteros con ajuste de inclinación tipo confort son muy cómodos.

Tengo que citar dos cosas, aunque son subjetivas y tampoco me supusieron problema alguno de uso: el arranque del coche se realiza con una llave plegable convencional, cuando podría ser con tarjeta y botón On/Off, y el freno de mano es mecánico con palanca tradicional, cuando un freno de accionamiento eléctrico y simplemente un botón en la consola central dejaría más espacio libre.

Renault-Fluence-ZE-presentacion-11

Renault Fluence Z.E.: el mismo espacio interior que un Fluence

El Renault Fluence Z.E. es 13 cm más largo para poder integrar el paquete de baterías justo detrás de los respaldos de los asientos traseros sin alterar ni un centímetro el espacio interior del habitáculo. Las cotas interiores son iguales que en un Fluence térmico, salvo la altura libre hasta el techo en las plazas traseras que es 2 mm menor (creo que nadie se dará cuenta).

El espacio delante es generoso, por altura y anchura, y no agobia la consola central. El espacio detrás es muy razonable, más o menos en la media de los coches de su categoría, bastante bien en espacio para las piernas, aunque no sea el mejor. Las plazas traseras tienen salidas de aire propias. La altura hasta el techo es algo justa, yo no rozaba en el techo, pero alguien de 1,85 m puede que sí lo hiciera.

Delante hay reposabrazos central con hueco para objetos y también hay reposabrazos central abatible en la plazas traseras, cuyos respaldos no son abatibles por cuestiones obvias. En el habitáculo, entre todos los huecos para objetos, salen 23 litros. La guantera es bastante grande, todas las puertas tienen bandeja y los respaldos de los asientos delanteros incorporan bolsa.

Renault-Fluence-ZE-presentacion-12

El maletero en cambio sí sufre por las baterías, que le quitan gran parte de su volumen. A pesar de alargarse es considerablemente más pequeño que el de un Fluence térmico. Tiene 317 l de capacidad, es decir 213 l menos que el Fluence convencional (que disfruta de 530 l). Hay un doble fondo bajo el suelo para guardar pequeñas cosas.

Los cables de recarga, que eran dos en la versión que probé, uno de ellos con enchufe convencional de dos bornas y el otro con toma Mennekes para estaciones de recarga, venían por separado en dos bolsas de nylon gris. Podrían caber en el hueco del doble fondo del maletero.

Aún así, y siendo más pequeño, me pareció muy aprovechable, sobre todo porque se accede muy bien, el borde de carga está un poquito más bajo y la altura libre interior es mayor, casi 10 cm más (55 cm de alto). No me gustó que no hubiera un asidero interior para cerrar el capó del maletero (y conste que me fijé en el del Fluence convencional que fuí a ver al concesionario, y ese sí lo tenía).

Renault-Fluence-ZE-presentacion-14

Continuará…

ACTUALIZACIÓN: Ya están publicadas la segunda y tercera partes de este artículo | Renault Fluence Z.E., presentación y prueba en Lisboa (parte 2), (parte 3).

Ver galería completa » Renault Fluence Z.E. (presentación) (26 fotos)

Fotografías | Pablo Ibáñez

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios