Compartir
Publicidad

Honda Insight, prueba (exterior e interior)

Honda Insight, prueba (exterior e interior)
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por fin, más de cinco meses después de que comenzaramos la andadura de Motorpasión Futuro, podemos ofreceros una prueba larga y detenida de un coche híbrido (que incluso ha tenido un percance, que os contaré en la cuarta parte). El primero ha sido el Honda Insight en versión Executive Navi. Para ser más correctos habría quien preferiría decir que es un semihíbrido de gasolina, pues el motor eléctrico solo asiste al térmico, y no funciona si no está funcionando también el térmico.

La versión Executive Navi es la más alta de la gama, aunque prácticamente no hay diferencias de acabado entre las tres disponibles. Exteriormente solo cambiarán las llantas de aleación, de 15 pulgadas o de 16, y el tener o no faros antiniebla delanteros. En el interior el reposabrazos central trasero o el navegador GPS con pantalla táctil, en lugar de una radio CD, y algunos detallitos, serán los únicos matices que cambien sutilmente su aspecto.

El Honda Insight es una berlina compacta de dos volúmenes, del segmento C, de 4,40 m de longitud, 1,70 m de ancho, 1,43 de alto y una distancia entre ejes de 2,55 m. La vía delantera tiene un ancho de 1,49 m y la trasera de 1,48 m. El voladizo anterior es de 0,93 m, el posterior es de 0,92 m y la altura libre al suelo es de 0,15 m. Tiene un peso en vacío de 1.240 kg.

Honda-Insight-prueba-02

Exterior del Honda Insight

El Insight tiene cinco puertas, y cinco plazas. Su carrocería es un poco especial, y su diseño resulta poco habitual. Tiene una línea de carrocería mezcla entre berlina, coche familiar y monovolumen, donde lo que prima es la aerodinámica, para obtener una menor resistencia al aire y una mayor eficiencia.

La parte delantera arranca con un frontal muy inclinado, que asciende casi de manera continua hacia el parabrisas, apenas sin cambio de inclinación, pues también está muy tendido, para seguir en una línea de techo curvada que se prolonga hasta descender con poca pendiente hacia la luneta posterior, muy inclinada y próxima a la horizontal, que se remata con un pequeño alerón posterior.

Es un diseño en cuña, si preferís decirlo así, que consigue un coeficiente de resistencia aerodinámica de 0,25. La parte trasera es la que más puede chocar con los diseños habituales de los coches compactos a los que estamos acostumbrados, por parecer muy alargada y por la luneta tan inclinada.

Honda-Insight-prueba-03

Precisamente por esto la parte vertical del portón del maletero, bajo el alerón posterior y hasta la zona que ocupa la matrícula, es también de vidrio sobretintado, para poder tener una visibilidad hacia atrás razonable. Si no fuera así, siendo la zaga tan elevada, la visibilidad sería casi nula.

El frontal tiene un diseño un tanto agresivo. Independientemente del color de la pintura, la parrilla será de cromo mate y la parte central del paragolpes, bajo la parrilla, será de color gris titanio. Las ópticas delanteras tienen un diseño bifaro, con faro proyector de lente elipsoidal para la luz de cruce, y faro reflector para la luz larga. Los faros son de lámparas halógenas, y no están disponibles con lámparas de xenón (al menos en España).

El extremo lateral del faro es de color azul. El cristal de dispersión del faro, de policarbonato, se abomba hacia el exterior por cuestiones aerodinámicas. Los intermitentes no están integrados en el grupo óptico principal, sino que van colocados en la parte baja, al lado de los faros antiniebla.

Honda-Insight-prueba-04

Los pilotos posteriores son de LEDs para la luz de posición y freno, como también es del LEDs la tercera luz de freno integrada en el alerón. Intermitentes y luces de marcha atrás, en cambio son de lámparas incandescentes. La luz antiniebla posterior está separada de los pilotos y está dispuesta exenta y centrada en la parte baja del paragolpes.

Interior luminoso y confortable

El interior destaca por estar realizado en dos tonos de fuerte contraste, greige (una tono claro entre gris y beige) y azul oscuro. Cuando lo había visto en fotografías no me convencía mucho, al verlo en la realidad lo he encontrado acogedor. El azul oscuro se utiliza para la tapicería de los asientos y para la parte alta del salpicadero.

La tapicería a su vez tiene dos diseños. Las zonas que más se tocan, que están más cerca de las manos, como por ejemplo el tapizado de los reposabrazos de los paneles interiores de las puertas, o los laterales de la banqueta, son de un tejido más suave, muy agradable, similar en tacto al terciopelo.

Honda-Insight-prueba-07

En cambio la parte central y alta de los asientos, es de un tejido más abierto, más poroso y un poco más áspero, que parece transpirar mejor. El tapizado de las puertas y de la moqueta es también claro, y la única pega que le encuentro es que es menos sufrido. Utilizar un tono oscuro en los asientos me parece un acierto para evitar (más bien disimular) las manchas.

La gran ventaja de utilizar en tanta superficie el tono claro greige, es tener más luz y una sensación de mayor amplitud en el interior. También ayuda la gran superficie acristalada del coche, con un parabrisas muy grande, y 11 cristales en total. La visibilidad a través de la ventanillas delanteras es muy buena.

Todas la partes del salpicadero, consola central y paneles interiores de la puertas son de plástico duro. En ninguna parte se utiliza un material acolchado ni revestimiento flexible que recuerde al cuero. Sin embargo la calidad de acabado es buena, y el aspecto visual es muy aparente.

Honda-Insight-prueba-05

Se utilizan cinco texturas diferentes en los plásticos interiores, de cuero en la parte alta del salpicadero, de pequeños cuadraditos en bajo relieve en torno al cuadro de instrumentos, rugosa impresa en las salidas de aire (en la parte circular que obtura la salida), lisa en pequeños detalles y de gotas de agua en el resto (en todos los plásticos de tono claro). Algunos elementos están pintados en gris aluminio, y el plástico que rodea al navegador GPS en negro metalizado brillante.

Han logrado una textura, un color y un brillo que no desmerecen casi nada el de un salpicadero acolchado. Los detalles están adecuadamente cuidados, y es muy difícil encontrar un borde afilado o con rebaba del moldeado (encontré alguno, pero no están a primera vista). Me resultó chocante el aspecto de los tiradores interiores de las puertas, de menor calidad visual que el resto de componentes (se ven muy “de plástico”).

Además las piezas están muy bien ajustadas entre sí, y apenas hay holgura en las juntas entre una pieza y otra. El tacto de los botones y mandos es también agradable, y dan sensación de solidez. El volante tiene muchos mandos, para la radio, teléfono, computadora de a bordo y control de velocidad.

Honda-Insight-prueba-08

A primera vista parecen muchos, pero están bien colocados y uno se acostumbra sin mayores problemas. Tengo que ser crítico, desde un punto de vista ergonómico, con la disposición del climatizador. Está muy cerca del volante, y si bien tiene la ventaja de estar muy a mano para el conductor, cuando se llevan ambas manos al volante, la derecha tapa la pantalla digital del mismo (al menos con mi posición de conducción).

Espacio interior dispar

El espacio interior delante es generoso, me encontré cómodo, y sin agobios. La consola central no es muy grande y no oprime ni constriñe al conductor. La anchura delantera es buena, y la altura tampoco da problemas. Es más justito el espacio detrás, que es algo más estrecho, y también más bajo.

Si se mide casi 1,80 m el pelo puede rozar con el techo. Tampoco hay demasiado espacio para las piernas: las rodillas quedan cerca del respaldo del asiento delantero, y los pies tampoco tienen mucho sitio debajo del asiento. En coches compactos de 4,20 a 4,40 m de longitud hay modelos con algo más de espacio para las piernas en las plazas traseras.

Honda-Insight-prueba-09

Estas plazas diría que están más indicadas para dos, que para tres personas, ya que la plaza central es un poco singular. Lo bueno es que apenas hay túnel central, y además tiene cinturón de tres puntos y reposacabezas, lo malo es que la banqueta está más elevada, y además es muy dura, por lo que el que se siente en medio tiene todavía menos altura libre hasta el techo. Es una plaza para personas bajitas o niños.

Tengo que elogiar los asientos. Al menos los delanteros, aunque los traseros también son cómodos. El asiento del conductor se regula en altura, y también se regula en altura y profundidad el volante (que además está forrado en cuero, como la empuñadura de la palanca de cambio). No me resultó difícil encontrar mi postura de conducción.

Al sentarse por primera vez se nota mucho refuerzo lumbar, que no tiene ajuste. Temí que fuera a estar incómodo, pero no ha sido así, más bien todo lo contrario. Me han parecido unos asientos muy cómodos. El refuerzo lumbar es ligeramente blando, pero no se hunde mucho, y he comprobado que es muy adecuado para soportar muchas horas al volante.

Honda-Insight-prueba-10

Cuando más cansado estaba, después de un día entero de trabajo, y cuando empezaba a dolerme la espalda, más agradable encontraba el asiento, más cómodo estaba, y menos ganas tenía de levantarme de él. Por cierto, los asientos delanteros no son deportivos, pero tienen una buena sujeción lateral.

Los reposacabezas, que no se ajustan en inclinación, están exactamente donde tienen que estar para recoger el movimiento de retroceso de la cabeza. Ni están demasiado cerca como para molestar, ni están demasiado alejados como para perder efectividad de protección contra el latigazo cervical. Como leve pega tengo que decir que el almohadillado me ha parecido un poquito duro.

Hay suficientes huecos para dejar cosas repartidos por todo el interior, varios de ellos con goma en la base. La guantera está iluminada en las versiones Executive, pero no es muy grande, aunque sí accesible. Las puertas tienen huecos, en los delanteros caben botellas grandes. Los asideros de las puertas también dejan un pequeño huequecito aprovechable. En la consola central hay una “mini-guantera” con tapa, muy pequeña, bastante curiosa.

Honda-Insight-prueba-11

Bajo la consola central hay varias bandejas para objetos, y dos huecos circulares para botellas, uno de los cuales puede estar ocupado con un cenicero “nómada”. Este hueco es variable, se puede quitar la compartimentación y quedaría como un hueco más grande sin sujeta-botellas.

El reposabrazos central delantero también esconde espacio, no demasiado grande, que incluye también un puerto USB. Detrás los huecos de las puertas son más pequeños, pero se complementan con bolsillos en los respaldos de los asientos delanteros y con dos sujeta-botellas en el reposabrazos central.

Por cierto, en mi opinión el habitáculo está muy bien iluminado. De la iluminación general se encarga una luz colocada en el centro, pero delante hay dos luces más, orientadas hacia conductor y hacia acompañante, de encendido independiente, que complementan la de la luz central.

Honda-Insight-prueba-12

Si esta luz se enciende con el interruptor, en lugar de estar en modo apertura de puertas, luce con mayor intensidad, por lo que finalmente se consigue mucha luminosidad interior. Además las puertas delanteras tienen iluminación de acceso que ilumina el suelo, lo cual también se agradece. Los espejos de cortesía de los parasoles no tienen iluminación como tal, pero utilizan las dos luces delanteras que os he comentado, que también servirían para la lectura de mapas.

Maletero correcto y versátil

El maletero tiene un volumen total de 408 litros, lo cual no está nada mal. Es cierto que se podría encontrar algún que otro modelo de 4,40 m con algo más de maletero, pero no olvidemos que este coche es un híbrido, y además de depósito de gasolina, también tiene baterías ocupando espacio.

Eso sí, hay que matizar que esos 408 l tienen un poco de truco. El maletero tiene un doble fondo y algún que otro hueco que participan de ese volumen. En condiciones normales el suelo del maletero es plano, y queda bastante alto, siendo fácil de cargar y descargar, al ser portón, el acceso es completo.

Honda-Insight-prueba-13

No tiene bandeja cubre-equipajes rígida, sino lona enrollable, como en los maleteros de un familiar o de un monovolumen. Me parece versátil, pues permite llevar algún bulto más alto de lo normal, en momentos esporádicos. Se puede retirar de su ubicación porque es de extremos telescópicos.

La tapa del doble fondo es múltiple, es una pieza grande que incluye a su vez una tapa pequeña. Esta tapa pequeña coincide con un hueco profundo, que podría usarse por ejemplo para llevar varias botellas grandes, o una caja de herramientas. La tapa al completo se puede desencajar y bajar hasta absorber el doble fondo y ganar altura en el maletero, aunque entonces el suelo de este quedará a dos niveles.

En el doble fondo están los elementos del kit repara-pinchazos. No hay rueda de repuesto, ni normal ni de emergencia. El gato está escondido en un hueco lateral, junto al paso de rueda, detrás de una tapa de plástico que sigue el contorno del recubrimiento del maletero.

Honda-Insight-prueba-14

Los respaldos de los asientos traseros son abatibles, y están divididos en dos partes asimétricas, 60/40. Al abatirse no quedan del todo planos, pero se acercan bastante. Se consigue entonces espacio para hasta 1.017 litros (cargando hasta el techo).

El portón del maletero se eleva mucho, y queda muy alto. La ventaja es que una persona alta no corre el riesgo de golpearse en la cabeza con ninguna parte de él, la desventaja es que una persona más baja puede tener problemas para alcanzarlo y cerrarlo. El accionamiento del cierre del portón es mecánico.

Honda-Insight-22-B

Continuará...

Fotografías | Pablo Ibáñez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos