Síguenos

Volvo tren de carretera SARTRE en Barcelona

Volvo probando el tren de carretera SARTRE en una autovía de la provincia de Barcelona

Del proyecto europeo SARTRE (Safe Road Trains for the Environment), traducido algo así como trenes de carretera seguros para el medio ambiente, ya os hemos hablado antes en un par de ocasiones (cuando Volvo los fechó como reales para el año 2020, y cuando reflexionamos sobre ellos). Participan varias empresas además de Volvo y de la Comisión Europea (por ejemplo Applus+ Idiada y Tecnalia Research & Innovation, en España).

Pues si Volvo lo había probado hasta el momento en circuito cerrado al tráfico, ahora lo ha probado por primera vez en carreteras públicas, abiertas al tráfico. Y ha sido en una autovía de la provincia de Barcelona hace unos días (lo podéis ver en vídeo al final). Fue con un par de camiones Volvo seguidos de un Volvo S60, un V60 y un XC60.

Como sabéis un tren de carretera consiste en un sistema de conducción semiautónoma, o de piloto automático temporal. Un camión hace de cabeza tractora o máquina del “tren” y se le suman vehículos detrás. Por ahora está limitado a tres coches, pero se está trabajando para que puedan ser más.

Ya casi han conseguido que sean hasta seis, y puede que a finales de año lo prueben con éxito. No descartan que puedan conseguirse más en el futuro. Funciona gracias a un sistema de comunicación inalámbrica local entre los vehículos.

Después los coches que forman la cola del tren (los “vagones” por decirlo así) mantienen una velocidad y distancia constante con el camión “líder” y entre sí. La velocidad en esta prueba ha sido de 85 km/h, la distancia entre vehículos seis metros y se ha de circular por autovía o autopista.

En cada vehículo se emplea también un radar, una cámara y un láser. El coche gira el volante, acelera o frena él solo siguiendo al vehículo líder. En caso de emergencia el coche frena automáticamente para evitar una colisión.

Las ventajas de este sistema son varias:

  • Se reduce el consumo de carburante en aproximadamente un 20%, gracias a la menor resistencia aerodinámica.
  • Aumenta la capacidad de la vía, en número de coches por carril a la hora, al reducirse la separación entre vehículos, y por tanto caber más coches por cada km de carril.
  • Aumenta la seguridad del tráfico, al evitarse accidentes por distracción del conductor (el sistema de frenado automático reacciona más rápido y siempre, salvo que haya un fallo, claro).
  • Se puede conducir más relajado y tranquilo (y cuando el conductor lo desee puede abandonar el convoy y conducir “manualmente”).
  • No requiere cambios ni inversiones en las carreteras. Eso sí, los coches tienen que venir con el equipamiento necesario.

Aquí tenéis el vídeo.

Vídeo | YouTube (Volvo)
En Circula Seguro | ¿Serán SARTRE y la conducción autónoma la movilidad que nos espera en el futuro?
En Motorpasión Futuro | Ford CoCarX: el coche que se comunica evita accidentes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios