Sigue a

road-train.jpg

Si a los avances que estamos consiguiendo en cuestiones de autonomía y consumo le añadimos los automatismos, los ahorros de combustible y prevención de accidentes podrían multiplicarse. En Volvo son conscientes de esta posibilidad y es por ello que se han convertido en uno de los mayores accionistas y defensores del proyecto SARTRE (Safe Road Trains For The Environment: trenes de carretera seguros para el medio ambiente).

Este sistema ofrece la posibilidad de conectarnos a un vehículo guía para que el coche siga su camino añadiéndose como un vagón de tren que conduzca de forma autónoma. Una propuesta que aseguran podría traducirse en un ahorro del 20% del combustible, derivado principalmente de la reducción de resistencia al aire producido por el camión o autobús guía.

El sistema nos permitiría olvidarnos de la conducción y así dedicar el tiempo del trayecto a otros menesteres, como ver una película, leer o trabajar con el ordenador portátil. Una vertiente que nos depara el futuro que Thomas Broberg, Ingeniero de Seguridad de Volvo, ha fechado en Europa para 2020.

Durante este año empezarán las primeras pruebas para comprobar su viabilidad y de la misma forma poder responder a varias cuestiones sobre la seguridad y legalidad de este método que aún permanecen en el aire:

Hasta que no los probemos no podemos despejar esas dudas.

Los trenes de carretera permiten al conductor aprovechar mejor su tiempo, conducir de forma segura, reducir las congestiones y mejorar el medio ambiente. Siempre estás siguiendo a otro coche, así que ¿por qué no dejar que conduzcan por ti?

Creo que ocurrirá. Desde un punto de vista técnico, es un reto accesible.

Lo mejor de este sistema es que no obligará a realizar cambios en nuestras carreteras, ya que los vehículos se conectarán entre si mediante tecnología inalámbrica. Tú simplemente te acercas al tren de carretera para conectarte y una vez estés a punto de llegar a tu destino simplemente te descuelgas del convoy y sigues tu ruta.

Lo que queda por ver es si este tipo de servicios no entraña ningún peligro en los viajes, probablemente lo primero que intenten desmentir quienes ya apuestan por el mismo. Sin embargo lo que no acabará por cuajar, de eso estoy seguro, es la reacción de muchos conductores al saber que su experiencia de conducción se ve mermada inevitablemente por los automatismos.

Vía | Autocar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios