Compartir
Publicidad

HAVEit, Volkswagen crea el sistema de piloto automático temporal

HAVEit, Volkswagen crea el sistema de piloto automático temporal
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La línea que separa el futuro de la conducción de los métodos actuales parece cada vez más fina y hoy se reduce aún más con la presentación de HAVEit, un sistema de piloto automático temporal desarrollado por Volkswagen en colaboración con Volvo, Continental y varios institutos y universidades europeas, además de las clásicas marcas patrocinadoras.

HAVEit, Highly Automated Vehicles for Intelligent Transport, (vehículos altamente automatizados para el transporte inteligente), nos presenta la posibilidad de olvidarnos por momentos de acciones como acelerar, mantener la distancia de seguridad, tomar las curvas y frenar ante obstáculos. Sin embargo no hablamos de un piloto automático total, sino que deberemos mantenernos alerta para evitar que los posibles fallos del sistema nos conduzcan a un accidente.

De esta forma hablamos de un sistema también conocido como TAP, Temporary Auto Pilot (piloto automático temporal), ideal para aquellos momentos en los que necesitamos descansar los brazos, las piernas o la espalda, ya sea porque nos encontramos en caravana o porque las horas al volante pasen factura a nuestro cuerpo.

El sistema se ha probado en un Volkswagen Passat Variant y se irán incluyendo de forma opcional en diferentes modelos de choches de gama media y alta, intentando que en un plazo de diez años se haya convertido en un añadido válido para todo tipo de coches.

volkswagen-haveit-21.jpg

¿Cómo funciona HAVEit?

Funcionando en autopistas hasta una velocidad de 130 km/h, HAVEit contará con un sistema de control de crucero adaptativo, sensor de cambio de carril, reconocimiento de señales y frenado automático. Las posibilidades del sistema funcionarán mediante varios tipos de sensores como un radar que medierá las distancia y velocidades, sensores de ultrasonido, escáner láser, horizonte eléctrico y una cámara que reconocerá objetos estáticos y en movimiento.

Toda la información recogida durante los trayectos irá a parar a un ordenador central que se encargará de unificar los datos para que el vehículo conduzca de forma autónoma, midiendo la distancia de seguridad, tomando las curvas haciendo uso del freno y el acelerador, reconociendo las señales para escoger la velocidad adecuada en cada tramo y realizando frenadas de emergencia si fuese preciso.

Pros y contras de sistemas como HAVEit

Sin embargo cabe recordar que el sistema debe ser continuamente controlado por el conductor, por lo que lo de poder viajar mientras echamos una cabezada está más que prohibido. Como aparato electrónico que es puede fallar en cualquier momento y las consecuencias podrían ser fatales para el conductor, sus acompañantes y el resto de vehículos que se encuentren en ese instante a su alrededor.

Es ahí donde HAVEit me genera más dudas. Imaginad por un momento una ruta rápida de las que hacen muchos transportistas de mensajería exprés para conectar entre una y otra punta del país. Si ya en nuestras plenas facultades en un viaje nocturno de ese tipo nos cuesta mantener el cuerpo activo, imaginad cómo debe ser dejar el coche en modo TAP e intentar seguir despierto.

Si bien es cierto que el sistema lo hace todo por nosotros siendo el conductor un simple supervisor, se me hace difícil no pensar en personas que se tomen esa responsabilidad a la ligera, apartando la vista de la calzada o incluso durmiéndose de forma voluntaria o involuntaria.

volkswagen-haveit-11.jpg

Pilotos automáticos, una opción de futuro

Aunque lo primero que nos venga a la mente respecto a sistemas de pilotos automáticos pertenezca a la ciencia ficción relatada en libros o películas, la propuesta de Volkswagen no es innovadora. De hecho ya hay varios sistemas que implementan estas posibilidades y que han realizado largos recorridos de prueba, no solo en autopistas como es el caso de HAVEit sino también dentro de ciudades de tráfico continuo como Los Ángeles.

Es el caso de Google y su Toyota Prius modificado, en el que un ingeniero y un conductor viajaron alrededor de 200.000 km sin tener que tocar los mandos del coche gracias al sistema de conducción autónoma apoyado en cámaras, radares y sensores que analizaban continuamente las necesidades de la vía.

Tal vez la guinda que le falta al sugerente pastel que nos presenta Volkswagen u otras propuestas como la de Google sea un sistema de reconocimiento facial, capaz de detectar y alertar cuando el conductor pierda de vista el funcionamiento de dichos automatismos. Es una tecnología bastante avanzada que de ser implementada con éxito puede convertirse en toda una revolución, pero repetimos, prudencia, ni la máquina es perfecta ni tampoco lo somos los seres humanos.

Vía | Motorpasión Fuente | Volkswagen Más información | HAVEit En Motorpasión Futuro | El proyecto de Google y su coche no tripulado sigue viento en popa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos